CONOCE MÁS

CONOCE MÁS

México es uno de los principales productores de vehículos en el mundo. Muchos de los automóviles que se fabrican en el país ya cuentan con los estándares mínimos de seguridad vehicular, pero gran parte de esos autos se exportan al resto de América del Norte y Europa entre otras regiones.

Varios de los autos más vendidos en el país cuentan con niveles de seguridad muy inferiores a los que exportamos, e incluso están equipados con tecnologías obsoletas si las comparamos con las que son estándar en otros países.

Algunos de estos modelos de baja seguridad cuentan con versiones que se venden en el extranjero con todos los sistemas mínimos de seguridad recomendados por las Naciones Unidas, entre ellos:

R

Sistema de control de estabilidad

R

Frenos ABS

R

Cinturones de tres puntos en todas las plazas

R

Bolsas de aire

R

Sistemas de retención infantil, y

R

Estructura estable.[1]

Es por ello que exigimos que en México la industria automotriz instale los sistemas mínimos de seguridad para todos los autos nuevos que se comercializan en el país.

Sólo entonces, podremos garantizar que la seguridad deje de ser un lujo en México y se convierta en el estándar mínimo de seguridad para todos los autos nuevos

[1] ONU, Reg. 94 (impacto frontal); ONU, Reg. 95 (impacto lateral); ONU, Reg. 14 y Reg. 16; ONU, Reg. 13-H/GTR8 Control Electrónico de Estabilidad; ONU, Reg. 129 (Sistema de retención infantil ISOFIX)